Ten amigos para esto


bodegon costuraPor Sei

El mundo de la artesanía es un mundo muy competitivo y, ahora, excesivamente masificado. Es importante ser diferente y una buena red de contactos ayuda a que esa “diferencia” llegue a más y más público. Que tu producto guste, eso ya depende de la suerte (creo yo). En esa red de contactos juegan un papel muy importante nuestros conocidos, amigos e incluso la familia. El problema viene cuando no todos entienden del mismo modo este mundo, y ahí es donde nos daremos cuenta de quiénes están para ayudar y quiénes para aprovechar nuestra capacidad creativa. ¿A quién no le ha pasado? Enseñas tu último ” algo” y te salen pretendientes que lo desean pero free. Una vez tiene un pase, dos eres tont@ y a la tercera, te pillas un mosqueo guapo. Este comportamiento te hace dudar si todos sus halagos y adulaciones son reales o fruto de otros intereses.

freeVarias son las maneras de descubrir si contamos con aduladores caraduras en nuestro entorno. Por ejemplo, el momento cumpleaños o cualquier otra celebración en la que se requiera la entrega de regalos. Nunca te sugerirán que les muestres algo que hayas hecho para ver si encaja con los gustos del/la regalad@; por el contrario, preferirán visitar grandes cadenas textiles o de complementos en su búsqueda de ese regalo original (¡Ja!).

Otra ocasión de descubrir sus verdaderas intenciones será el momento en que tú te niegues a regalar y pases factura de los “X” euros que cuesta tu trabajo; torcerán el morro y alegarán cual preso ante la Inquisición ser tu amigo fiel, un amigo al que no se le debe cobrar, ya que la amistad está por encima de la pecunia (¡Ja!, otra vez). Y es que claaaro, cómo se le va a cobrar a un amigo, si esto es un hobby que hago para entretenerme, para el que cuento con un surtidor de materiales en mi casa, hasta cuento con mi propia oveja a la que esquilo con amor.

Y es que al final somos libres de regalar nuestros productos a quien queramos, pero que se convierta en un hábito solicitado por un tercero, ¡NO! No, porque en realidad hace mucho que esto dejó de ser un hobby para pasar a ser un medio de ganarnos la vida y llamadme pesetera (eurera suena fatal) pero debemos empezar nosotros mismos a dar a nuestras creaciones el valor que realmente se merecen.

Dejar un Comentario