Cosas que nunca te dije II


Por Rebeca

Como ya dije en mi anterior post, hay cosas, que pueden repatear mucho a un crafter aunque, si te lo dicen en casa, todavía hay un margen de maniobra y unas reglas de etiqueta que te puedes saltar y darle un ladrido a esa persona que te ha calentado los cascos.

craft shopping
Vector diseñado por Freepik

El problema llega cuando decides que vas a intentar vender todas esas cositas bonitas en las que tu has puesto todo el cariño, el tiempo, el esfuerzo y el dinero de los materiales y delante de tu puestecito aparece ¡un bocazas! Sí, Señor; ¡un bocazas! Así dicho, a quemarropa, sin pensarlo mucho. Aquí un listado de cosas que habitualmente te dicen y lo que te gustaría realmente responderles:

  1. “¿Como lo hiciste?”

Si le dijera cómo lo hago realmente, ¿dónde está el chiste? No, no le voy a dar los patrones, señora, ni le voy a contar mis secretos. He aprendido yo solita porque soy una persona resolutiva y con inquietudes. Aunque en realidad suelo responder: “con dificultad”, algo que les suele dejar desconcertados.

  1. “Por qué no nos dejas algo de tu trabajo, no te pagaremos pero obtendrás publicidad”

Con una gran sonrisa, dices: “Gracias, pero no. Mi trabajo tiene un coste, el mínimo es el de los materiales, así que gratuitamente no puedo aceptarlo”. Aunque en realidad piensas: “TENDRÁ MORRO LA TÍA, NO PIENSO MOVER UN DEDO SIN COBRAR. ¡QUE TE QUEDE CLARO!”

  1.  ” Mi hija de 9 años hace este tipo de cosas también”  

“¡Qué maja su hija!”,  mientras piensas: “¡Cómo sea tan espabilada como su madre, estamos apañados! Vamos a rezar por la educación ausente”.

4 . ” Niños, esto es lo que ocurre cuando no estudias, que acabas con un puesto en un mercadillo”

Esto no te lo suelen decir a la cara, aunque nuestros agudos oídos lo captan muy bien a veces. Y te apetece decir: “Señora, no sólo tengo carrera sino que hablo varios idiomas. ¡¡Usted, claramente, la educación la tiene metida en salva sea la parte!!” Pero te callas…y te haces la sueca.

  1. ” Yo compro eso mismo en cualquier mercado por mucho menos”

Pues circule. Si no va a comprar nada, me tapa el puesto. Si no valora el trabajo que lleva lo que tienes en la mano, mejor se va por donde ha venido, que no tengo aquí nada para usted.

  1. “Le pediré a mi amig@ que me haga uno de esos”

Es libre de pedir usted lo que quiera a quien quiera, pero decirmelo en mi cara como que me hace hervir la sangre y tragarme el veneno que llevo dentro.

  1. “Sabes lo que deberías (podrías) hacer…”

Sé lo que podría y debería hacer, y es mandarla a tomar por donde el sol no brilla, pero en su lugar escuchas atentamente todo aquello que esa persona cree que deberías hacer y luego contestas: “El problema es que eso no encaja con mi estilo. Ahora, que si lo quiere, yo se lo hago sin ningún problema”

  1. “¿Me darías descuento si compro 2?”

Si pudiera hacer un 2×1 o venderle la segunda unidad al menor precio, pues créame, lo haría. Pero a mí me sale por el mismo precio hacer uno que dos, no ahorro en material ni tiempo ni esfuerzo, así que no, no puedo hacerle un descuento. El precio ya está más ajustado que la faja de Falete.

  1. ” Puedo hacer eso yo mism@”

Muy requetebien oiga, aplauso para usted. Vaya, hágalo, y enséñeme el resultado, por favor.

  1. “¿Por qué cuesta tanto?”

Si le cobrara realmente la mano de obra, sí que se iba a caer usted de culo, así sin remisión y voy sacando las sales. Pero no, no se lo voy a decir, que no me apetece levantarle del suelo.

Seguro que muchas teneis más cosas como estas, o incluso más sangrantes. No os cortéis,¡Contádnoslas!

 

Dejar un Comentario