Cómo enviar una carta en España


Por Alba

Durante mi infancia, el verano siempre era la época de enviar cartas. Cartas a tus amigos del cole cuando te ibas de vacaciones y cartas a tus amigos vacacionales cuando volvías a casa. Esta actividad ha ido perdiendo con el tiempo y ya casi nadie escribe cartas. En nuestros buzones sólo aparecen facturas y publicidad. ¿Os imagináis la cara de felicidad que pondrán vuestros amigos si entre tanta correspondencia comercial se encuentran una carta de tu puño y letra? ¿Y si te tomas 3 minutos de tu tiempo vacacional para enviar una postal bonita del lugar en el que estés a una persona querida? Imagínate lo que sentirías si la recibieras tú. Ahora ponte manos a la obra.

Lo primero que necesitas, obviamente, es la dirección del destinatario. Si bien el nombre no hace falta que vaya completo, la dirección sí. Las direcciones, de manera habitual, se componen del nombre de la calle (o avenida, o plaza, o…) y el número de la casa.  En el caso de ciudades y edificios donde viven varias familias, este número se acompaña del piso, escalera, letra, o cualquier dato identificativo. Tras esta información, va el código postal, la ciudad o municipio y la provincia. El dato que quizás genere más problemas es el código postal, pero es tan simple cómo hacer una búsqueda de la dirección aquí para encontrarlo. ¡No olvides buscar la calle y el número, ya que a veces hay varios códigos en cada calle!

direccion caligrafia

Una vez que tengamos la dirección, debemos plasmarla en la parte delantera del sobre, o en el hueco destinado para ello en las postales. Escribe tu carta o mensaje e introdúcelo dentro del sobre. Luego ciérralo bien, ya sea con la propia goma del sobre, si tiene, o con algo de cinta adhesiva o washi tape. En la parte de atrás del sobre puedes añadir tu propia dirección como remitente, así sabrán de dónde viene la carta (¡y tendrán más fácilmente tus datos para responderte!).

Llegado este punto ¡ya sólo queda enviar! Aquí hay dos opciones: puedes ir a enviarla a una oficina de Correos; o puedes ponerle sellos y depositarla en uno de esos buzones amarillos que están en la calle. Si vas a una oficina es muy fácil, porque allí mismo pesarán tu carta y te cobrarán lo reglamentario en función de esto, pero de serie lo que harán será poner una pegatina blanca y grande con unos códigos en tu sobre.

Foto 2

Si optas por ponerle tú mismo los sellos, deberás estimar la cantidad necesaria. Puedes conseguir los sellos en cualquier estanco o en las mismas oficinas de Correos. Puedes consultar la tarifa en función del peso en la propia web de Correos. No hace falta que busques un sello del valor exacto, puedes poner varios siempre y cuando entre todos sumen el valor de la tarifa o más. Casi todas las cartas entran en la tarifa mínima (salvo que envíes objetos o muchas hojas, un par de hojas y el sobre no pesan más de 10 g).  La tarifa mínima actual es de 0,55 €. De todas formas, hay una tarifa aun más baja que puedes utilizar si cumples una serie de requisitos, es el denominado “envío normalizado”. Los requisitos son:

  • Formato rectangular. En sobre o en forma de tarjeta.
  • Color blanco o claro (excepto azul).
  • Tamaño de letra entre 2 y 8 mm, evitando superposiciones, fuentes artísticas, subrayados, espesores muy fino o muy gruesos y en color negro u oscuro.
  • Tamaño comprendido entre las dimensiones mínimas de 14 x 9 cm y las máximas de 23,5 x 12 cm. Espesor máximo de 5 mm.
  • Peso máximo de 20 g.

Si los cumples, la tarifa actual para cartas dentro de España es de 0,42 €. Si envías una carta internacional la tarifa es diferente para países de Europa (0,90 €) y países de fuera de Europa (1 €). En estos casos, ¡no olvides añadir el país debajo de la dirección!

caligrafia postal

Dejar un Comentario